Reseña: Sentido y Sensibilidad de Jane Austen

Hola, espero que estén bien; el día de hoy les traigo otra reseña de un clásico de la literatura británica, de la mano de la inigualable Jane Austen, y como ya pudieron darse cuenta por el título de la entrada se trata de Sentido y Sensibilidad (Sense and Sensibility, 1811), pero como siempre vamos a hablar antes de la gran Austen:

Jane Austen

¿De qué va Sentido y Sensibilidad de Jane Austen? Básicamente la trama gira alrededor de la familia Dashwood, en concreto de las hermanas Elinor y Marianne Dashwood. La historia comienza con la infortunada muerte del señor Dashwood, lo cual deja en desamparo a la familia Dashwood, compuesta por la señora y sus tres hijas, Elinor, Marianne y Margaret.

Ante el fallecimiento del señor Dashwood, la herencia pasa a ser para John Dashwood, medio hermano de nuestras protagonistas, quien además está casado con Fanny Ferrars. Antes de la muerte de su padre, John prometió que se haría cargo de la señora Dashwood como de sus medias hermanas, pero ante los consejos de su esposa, dicha ayuda queda reducida al mínimo suficiente para la existencia de la familia Dashwood, y ante tenso ambiente que existe entre la familia Dashwood y Fanny, las primeras comienzan a buscar alternativas de lugares en donde puedan vivir acomodadamente con la pensión que les daría el heredero del señor Dashwood.

Pero dejar su hogar en Norland significaría para Elinor alejarse de Edward Ferrars, hermano de Fanny, un chico callado y educado, sin grandes pretensiones, del cual Elinor siente una atracción del tipo intelectual y que al parecer y al margen del recato que guardan, es correspondido.

La familia Dashwood consigue en renta una pequeña casita en Barton Cottage, en Devonshire, la cual pertenece a Sir John Middleton, un primo lejano. Es en el campo donde la familia conoce a muchas personas como Lady Middleton, la señora Jennings, y el Coronel Brandon, un viejo amigo de Sir John y en quien Elinor encontrara una gran amistad, pero también un encuentro inesperado determina el destino de Marianne Dashwood, quien al sufrir una caída mientras regresaba de una caminata con su hermana Elinor, es auxiliada por el señor Willoughby, joven que se hace íntimo amigo de Marianne y que a sospechas de la señora Dashwood y Elinor se han comprometido en secreto.

Mientras todo parece indicar que Marianne está en una etapa de enamoramiento, Elinor sufre, ya que tras meses de no tener noticias de Edward, en una inesperada visita a Barton, el joven se muestra frío e indiferente con la mayor de las hermanas, lo cual preocupa y entristece a Elinor.

Otras de personas que la familia Dashwood conocerá en su en su estancia en Barton son las hermanas Steele, Lucy y Anne, quienes son primas  de Sir John Middleton, las cuales no son del agrado de Marianne ni de Elinor.

La trama comienza a complicarse cuando un día, al regresar de visitar a Sir John y Lady Middleton, la señora Dashwood y Elinor, al entrar en la casita, se dan cuenta que Marianne y Willoughby han discutido. Marianne abandona la estancia y va a su cuarto mientras que Willoughby en medio del desconcierto de Elinor y su madre, se despide de ellas y les dice que se tiene que ir a Londres para atender unos asuntos relacionados con su familia y que no sabe siquiera si algún día regresara a Barton.

La partida de Willoughby deja a Marianne en un estado de depresión, el cual es tangible no sólo para los miembros de la familia, sino también para sus amistades en Barton. De la misma manera, la señorita Lucy Steele le hace una gran confidencia a Elinor; dicho secreto le genera un gran dolor y desconsuelo, pero se mantiene firme por el bien de su hermana Marianne, la cual está sufriendo como ella.

Ante la tristeza de Marianne, la señora Jennings la invita a ella y a Elinor a pasar una temporada con ella en Londres, invitación que logra despertar en Marianne una gran excitación, ya que al ir a Londres, Marianne podrá buscar a Willoughby y saber los verdaderos motivos de su marcha, pero el mismo viaje causa mucha angustia a Elinor, ya que a ella le espera en Londres enfrentarse con una realidad que podría romperle el corazón.

Básicamente esa es la parte introductoria de Sentido y Sensibilidad, lo mejor se desarrolla en los capítulos subsiguientes. Este clásico de la literatura británica es un texto sencillo de leer, hay ocasiones en las que las situaciones podrían resultar un tanto exasperantes, pero eso se debe a la época en la cual fue escrita, además de que hay que recordar que en los textos de Austen siempre se hace una crítica al papel de la mujer en la sociedad inglesa del siglo XVIII.

Sentido y Sensibilidad, lleva un gran ritmo y aunque muchos dirán que su valor disminuye si es comparado con su gran rival Orgullo y Prejuicio, lo cierto es que es un texto que bien vale la pena echarle un vistazo, ya que es una lectura buena para pasar un rato agridulce con todos los sentimientos a los que se tienen que enfrentar las hermanas Dashwood. Es por ello que a Sentido y Sensibilidad le doy 3/5 Huargos:

casa-stark - copia (2)

Para terminar, los dejo con los datos principales de este libro y me despido, esperando poder escribirnos pronto, y recuerden que la mejor forma de conocer el mundo es sabiendo su opinión, así que no duden en compartirla (click para ver mejor la imagen).

    Sentido y Sensibilidad


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s